Tontos hasta debajo de las piedras

Pues sí, a raíz de la guinda que el señor Carlos Herrera obsequia a sus lectores en uno de sus últimos artículos “El impacto económico de la tauromaquia”se ha producido una eclosión de tontos en la red, y ríete tú, estoy por decir que en la calle y todo empiezan a despuntar nuevas gemas de tontería, además, ahora sí lo puede decir alto y claro, ¡DE TONTOS EN SERIE!!ya que si solamente califica a una persona de tonto, ¿como iba a ser en serie?

En serie. ¿No sería cuando ya hay mas de uno? no le veo mucho sentido, a no ser que el señor Herrera  nos insultara a los que estábamos en proceso de germinación, ya de antemano “por lo que pueda pasar”. Ahora sí, con la gran cantidad que hemos aflorado ya es una buena despuntada de bastantes muchos tontos, por lo tanto ahora sí, consideremos lo de “en serie” en serio, la vida es como una caja de bombones.

A todo esto, me he dado un voltio por los buenos blogs y alguna web de Internet (buena también) y me he fijado que siguen asomando incesantemente las cabezas  centenares de tontos, miles de tontos, al igual que las setas en las buenas temporadas, en los lugares idóneos con las condiciones atmosféricas adecuadas, se pueden contar por miles, lo mismo sucede estos días en la red, los estoy contando a cientos, todos con el mismo parecer, con un justo dictamen, ni más ni menos, que infinidad de mentecatos con sentido común.

El artículo en cuestión habla de la gran cantidad de gente que puede comer gracias a las corridas de toros, de la infinidad de puestos de trabajo que genera el espectáculo. Mauthausen también generó muchos puestos de trabajo, directores del complejo hotelero, metres, cocineros, personal de limpieza, médicos, ah! y los del gas.

La duda que me queda es: ¿Qué clase de contrato deben tener toda esa gente que vive gracias a la “fiesta”? Contratos indefinidos supongo. Ahora empiezo a entenderlo todo un poco mejor, ¡ahí está!¿Por qué no me di cuenta antes? De ahí vienen las larguísimas colas del paro en Cataluña, madre mía que indecencia, que poca consideración por los monosabios, areneros y mulilleros (por este orden) que se vieron precipitados al INEM y aún diría más arrojados a la mendicidad el día que Cataluña dijo basta. Pues sí que somos tontos sí, mamá decía que puedes saber mucho de las personas por los zapatos que usa.

¿Será que el listo no es tan listo y el tonto no es tan tonto? O mejor aún, ¿Será que el listo es más tonto de lo que parece y el tonto no puede ser más listo por que suficiente tiene con aguantar lo suyo? Sea como fuere ya cansan, les debería caer la cara de vergüenza a todos los que disfrutan con el dolor y el sufrimiento. Si os habéis dado cuenta no he podido calificar el artículo del señor Herrera de “brillante” por que quizás también tenga…. pocas luces. (Esta es mía, y no se la he cogido prestada al gran tonto.)

Anuncios

Acerca de ElotroCiudadano

Soy de relatos cortos, de Bukowski y su crudeza soy de música pop, de rock y de electrónica, soy de buenas películas, de Tarantino y su agudeza. Soy de gente, más bien, de la que me pueda enseñar Soy devorador de letras y canciones, de Opiniones. Reflexiones. Surrealismos y decepciones
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s