Del ayer y hoy

¿Cuánto tiempo te llevará?

En primer lugar deberías saber que no vas a saber de mi, no me voy a presentar, mi pretensión es no dejar huella ni mucho menos que intuyas a las primeras líneas de cambio para que se concibe este desquite. Suficiente es, que sepas que te conozco más de lo que puedas suponer.

No te vi nacer pero sí crecer, se de tu infancia, se de tu niñez. Se de toda una mano llena de dedos el día del quinto cumpleaños. Se de tu crecer y no te sorprendas, estaba allí, muy cerca de aquellos momentos de pensamiento personal, palpando los mismos instantes internos que tú, descubriéndolos yo también, sin que nadie pudiese evitarlo, sin que nada pudiera cambiarlo. Sin pedir tu opinión, allí estaba, afanando las mismas percepciones con las que te nutrías para así hoy, llegar a ser lo que eres. Te refresco la memoria y te recuerdo que sé perfectamente el día en que dejaste plantada a la inocencia para acabar acostándote con conductas confusas, con inapelables actuaciones y despectivas prácticas. Todas ellas complacientes, de fáciles maneras, totalmente impúdicas, alejadas de lo ingenuo, pretendiendo día tras día acercarte a la juventud para poder así apartarte súbitamente y de una vez por todas, de aquellos chocolates con galletas para merendar.

Como ya te he dicho, he sabido y sabré, quien eras, quien eres y que serás, vi, he visto y veré, como prevalecen unas marcas que difíciles de apreciar a la vista son, que difíciles de comprender al entendimiento habrán sido y serán. Como puedes comprobar, tengo el privilegio de saber de ti y de tus conductas, insisto en que no te desvelaré mi nombre, ni tampoco verás como mis dedos sostienen la pluma. No estoy aquí para ayudarte ni tampoco para ningunearte, mi cometido es fijarme y observar los detalles que hablan por si solos, considerando tus reveses para acabar conociéndote en la totalidad.

No te voy a tender la mano en señal inequívoca de amistad, ni voy a dejar que en mí, amparo encuentres, con esto me acerco a ti, meramente para que me hagas entender y saber, me acerco a ti para que llegados a este punto me digas de una vez:
¿Cuánto tiempo más?

Untitled

Anuncios

Acerca de ElotroCiudadano

Soy de relatos cortos, de Bukowski y su crudeza soy de música pop, de rock y de electrónica, soy de buenas películas, de Tarantino y su agudeza. Soy de gente, más bien, de la que me pueda enseñar Soy devorador de letras y canciones, de Opiniones. Reflexiones. Surrealismos y decepciones
Esta entrada fue publicada en Correspondencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s