Inesperado regalo

Confieso que no tenía previsto postear nada relacionado con el día de hoy. No por que tenga algo en contra del amor, faltaría más, si no por verme desvinculado un poco del consumismo que lleva cogidas de una mano a las ansias de comprar, y de la otra un calzador para poderlas colocar maravillosamente al bueno del consumidor. Los días previos a este, da la impresión que los comercios vuelven a estar en campaña navideña, por lo tanto: Señores sean previsores y para evitar aglomeraciones y el gentío de última hora, apresurense a comprar su regalo ¡ya! no sea que se agoten las existencias y tengan que regalar algo hecho a mano por ustedes mismos.

Si de caso, ya que estamos, aprovecharé la oportunidad que me brinda este espacio y les felicitaré el santo a todos los Valentines y en especial a esos tres o cuatro que conozco. Queda dicho. Por lo demás, este día pretendía tomármelo a modo de domingo cualquiera, como otro de los tantos que me toca trabajar. Ayer no me preocupaba en absoluto, no haber comprado el regalo de rigor, ni saber siquiera si regalaría algo o no. Casualmente ayer por la tarde estuve con alguien que se preocupaba por que todavía no tenía el regalo de hoy para su pareja, ! Dios! lo había dejado para última hora, en menudo berenjenal se había metido. Mientras se lamentaba angustiada, por no tener todavía comprado el regalo, a mí me daba un poco la risa, sin ánimo de ofender, pero me hacía gracia la paradoja, ¿qué le vamos a hacer?

Supongo que muchos estaremos de acuerdo que es un día demasiado forzado para que surja un presente espontáneo y particular. Es más me atrevería a decir que a todo aquel al que le guste regalar y sepa apreciar un regalo totalmente propio, lo hará cualquier día del año menos este, y por supuesto, sospecho que evitará el recurso del centro comercial y  del establecimiento de los tonos rosadopastelosos en el escaparate, acompañados de flechas atravesando rechonchos corazones rojos.

La razón por la que escribo estas lineas hoy es por el regalo recíproco con el que he sido obsequiado y he obsequiado yo, no entraré en detalles ni en descripciones, pero sí reiteraré en que se ha presentado de forma totalmente inesperada y natural, ha surgido a medida que avanzaba la mañana para concluir a la hora de la sobremesa. Un detalle sencillo pero de los que gustan, un detalle que dice mucho sin tener que hablar demasiado, un detalle acompañado con un poco de cava para brindar, sin olvidarse uno que por la tarde  tiene que volver a trabajar.

 

  

Anuncios

Acerca de ElotroCiudadano

Soy de relatos cortos, de Bukowski y su crudeza soy de música pop, de rock y de electrónica, soy de buenas películas, de Tarantino y su agudeza. Soy de gente, más bien, de la que me pueda enseñar Soy devorador de letras y canciones, de Opiniones. Reflexiones. Surrealismos y decepciones
Esta entrada fue publicada en Ciudadano y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s