Pasado, presente y segundas partes

No me dejan de sorprender algunas situaciones en las que sin esperarlo las circunstancias acaban  cerrando un bucle, o lo que vendría a ser lo mismo, concluyen otra secuencia de la película de nuestras vidas. O visto desde otro extremo, también se podría decir que abren otro círculo. Y digo círculo por que en realidad, el cosmos entero son círculos y semicírculos mantenidos en suspensión a la espera de que nosotros mismos unamos los dos extremos.

Los hay en que podemos tardar años, incluso decenas de años en cerrarlos, avanzan regidos por el tiempo y nuestras propias decisiones que les influyen de manera absoluta en el diseño de su figura. En la distancia y en la forma. ¿Cerrar el anterior o abrir nuevos segmentos? Aquí interviene la consciencia de cada uno y la propia decisión de lo que se desea vivir. Objetiva y prácticamente, suele ser más fácil cerrar que abrir. Es más sencillo dar la voz de: “Esta ha sido buena” y acabar de un carpetazo. Cual director de cine asentado en su silla plegable, que prefiere guardar totalmente selladas en la hemeroteca de su mente todas las imágenes que ha dado de sí el rodaje, e intentar recordar y disfrutar en sus horas de soledad, los buenos momentos que contiene el filme.

cosmos

Imagen editada por ElotroCiudadano

Se complica la cosa si se quiere abrir otra vez una línea nueva, es difícil, ya se sabe (segundas partes nunca fueron buenas) aunque sí voy a decir, que no estoy totalmente de acuerdo con esto. Sí son mucho mas difíciles de escribir, sin duda, sí son muchísimo mas complejas de articular, no lo niego, y como no, casi imposible de que cumplan las expectativas de lo anterior. La suma de cargas personales de los intérpretes, con el añadido del tiempo, del poco tiempo del que se dispone para dar ese toque de calidad a todas y cada una de las escenas. Poco tiempo para exteriorizar matices personales, sentido y sensibilidad. No obstante creo que algunas veces se puede llegar a un sugestivo desenlace. ¿Por qué no?

-Pánico escénico.

Un mal aliado y  fatal consejero, infinidad de sucesos, adversidad ante cientos de bucles abiertos que acabarán por no cerrarse jamás a causa de este mal menor que acaba afectando la conciencia de aquellos a los que visita. Un escualo de inmensa boca y dientes afilados capaz de hacer retroceder a ingenuos y convincentes interpretes, comprometidos en continuar la labor del rodaje de una segunda parte. Artistas y no tan artistas, famosos y desconocidos se sienten atacados alguna vez en sus vidas por esta dificultad que aguarda paciente a nuestro alrededor, para descubrirse la mayoría de veces en el momento más inoportuno. Obliga a no poder seguir, a forzar el raciocinio hasta llevarlo a elevadas presiones, siendo vital abrir la válvula de seguridad para evitar la explosión en las propias manos con la posterior onda expansiva que alteraría en masa los semicírculos alojados en el cosmos.

-Extraño contenido.

Ni siquiera así, alterando el orden de las palabras, no creo que sea capaz de influir en la sucesión de los acontecimientos, en la rapidez o lentitud que se le asigna a cada uno de nuestros pasos, ni en la profundidad que dejará mi  huella en el lugar que está reservado para alojarla. Se queda un bucle abierto de una segunda parte, que siendo optimista quiero pensar en que segundas partes no tienen por que ser  malas, tan solo necesitan más tiempo y un buen guión, como aquellas que lo han sido, las otras que lo son y otras muchas que lo serán.

 

 

 

Anuncios

Acerca de ElotroCiudadano

Soy de relatos cortos, de Bukowski y su crudeza soy de música pop, de rock y de electrónica, soy de buenas películas, de Tarantino y su agudeza. Soy de gente, más bien, de la que me pueda enseñar Soy devorador de letras y canciones, de Opiniones. Reflexiones. Surrealismos y decepciones
Esta entrada fue publicada en Ciudadano. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Pasado, presente y segundas partes

  1. Interesante filosofía, sin duda. Creo que me ha ayudado a replantearme las cosas. Un saludo.

    Me gusta

  2. Verácida dijo:

    Si el asunto consiste en atrapar los círculos… ¿Qué sucede si interaccionan estos?

    Me gusta

  3. Buena pregunta y difícil de contestar.
    Supongo que la interacción de de estos, es aquello a lo que llamamos azar o suerte. Incluso me atrevería a decir que son los moldeadores del camino de uno mismo, los creadores de aquella frase que hemos escuchado todos alguna vez: ” Ya está todo escrito”.
    Si te tuviera que contestar en dos palabras sería: El destino.
    Espero haberte ayudado 😉 Muchas gracias por interesarte!!!

    P.D. Para nada es una teoría 100% fiable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s