Feliz prófuga felicidad.

Se me escapa, en serio, y lo más bueno es que lo veo día tras día. Hubo un tiempo en que se mantenía si no a mi lado, muy cerca de mí, merodeando a mi alrededor. La podía sentir. Notaba su fácil presencia y la placentera sensación de despreocupación que me transmitía. ¡Ahora no!  La siento alejada, como más interesada por otros u otras. Ahora la que se me arrima es una tal… Notable sensación de abandono. Pensaba yo que no me visitaría nunca más. Me pregunto si esto debe formar parte del teatrillo este que se hay montado, si esto es cíclico o como he leído alguna vez por ahí sólo se trata de momentos (esos momentos que deben aprovecharse cuando pasan) porque después, todo queda en recuerdos y humo blanquecino. Quizás tengan razón aquellos que dijeron que sólo se trata de instantes, de momentos, eso sí, por lo que yo he visto, la persistencia de los instantes es variable. Tampoco se muy bien que rango de tiempo se le otorga a un instante, se supone que debe ser poco, corto, no se… ¿Y no debe haber instantes largos, o instantes generosos? Instantes así como de un par de años ¿o eso ya sería una época? Realmente para lo referido a esta cuestión no importa demasiado, viene y se va, eso lo puedo asegurar con total seguridad.

Cuando está, uno debe prevenir los seis sentidos y captarla, notar como quiere que te dejes llevar, reparar en su compañía y algo muy importante, no rebuscar demasiado ni preguntar por qué. A pesar de todo, la mayoría de nosotros, ni siquiera nos percatamos de cuando estamos bien acompañados, esos instantes, esos días, los años o el tiempo que sea. Será fundamental la reflexión, comprender lo que está pasando en ese instante concreto. (Dejaré como lapso de tiempo, instante, para todo lo que queda de post). Me vengo a referir, que en realidad es tan y tan insignificante el modo y la forma… Pues la mayoría de veces  la anhelada y modesta amiga pasa desapercibida, invisible. Esa alborotadora  de vidas y corazones mustios. Y es tan y tan etéreo, y austero a la vez el regalo que te ofrece, que para muchos es imposible percibir cuando han sido agraciados por la señorita  que viene y va. Fortuna. Ni por todo el oro del mundo se corromperá, amiga ventura,  escoges la situación adecuada para obsequiar tu cobijo hasta que pase el instante, y poco a poco tú misma dejarás que la intemperie se apodere de aquella vida que mantenías bajo tu manto al margen de lo que le ocurra cuando te busque y no te halle.

Terminante, hoy está y mañana no. Parece mentira además de cruel, pero es la realidad. Quiero pensar que no se fundamenta en el antojo. Por lo que se refiere, me doy cuenta que son un cúmulo de situaciones las que le imponen estirar la distancia, tiene mucho tacto y no se desvanece en horas, si no que construye una progresión para que no sea demasiado lastimoso evitando así mayores males. Estos siempre dependerán de como se lo tome cada individuo y si se siente o no abandonado.

Hay pocas como ella, por esto no la culpo, está muy solicitada y comprendo perfectamente que le debe ser muy difícil el compromiso con todo aquel que la busca. Mañana en el norte pasado en el sur, y yo que sepa, solo hay una. En su deber debe fragmentarse en mil partes para poder complacer a todo aquel que ha hecho méritos a ser colmado por la dicha, esta que no llega en una fecha concreta, ni el día de la lotería, ni el de Navidad, ni en año nuevo ni el quince de julio al cobrar la paga extra. Aunque se aparente que estas fechas y algunas otras parecidas, son motivos suficientes para que te coja la mano. No es del todo cierto, ni ella funciona así de manera tan banal.

meteor1

Imagen editada por el OtroCiudadano

Se acerca igual que se va. A través de los pequeños pedazos que forman parte de ella, que se fusionan en un todo, uno tras otro, en días, en horas y en meses diferentes, por diferentes motivos, buenos cuando llegan y tristes cuando… Bueno de hecho son los motivos tristes los que la obligan a separarse y precipitar el vuelo de los mil y un fragmentos que de su manto penden cuando se alojan en nosotros.

Y esto es así, causas como alguna pérdida significativa, el inexorable paso del tiempo, desgaste de la coexistencia y otras más graves como la ignorancia o el desdeño, empujan la Buena Ventura al cambio de huésped. Si es cíclico no hay de que preocuparse, volverá, al acabar con otras visitas, casi todo el mundo merece y debe ser acompañado por la más hermosa del lugar, pero si es efímera como la obra de alguno, tal vez no se instale nunca más cerca de aquel que ya la atesoró, y como antes mencioné, la gran mayoría reparamos tarde en ello y todavía será más difícil dejarse alcanzar por segunda o tercera vez. Quién sabe…

A pesar de todo,  Feliz Navidad a tod@s y espero no le deis motivos a la prófuga para profugarse muchas veces más de vuestro círculo vítal.

Anuncios

Acerca de ElotroCiudadano

Soy de relatos cortos, de Bukowski y su crudeza soy de música pop, de rock y de electrónica, soy de buenas películas, de Tarantino y su agudeza. Soy de gente, más bien, de la que me pueda enseñar Soy devorador de letras y canciones, de Opiniones. Reflexiones. Surrealismos y decepciones
Esta entrada fue publicada en Ciudadano y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Feliz prófuga felicidad.

  1. Ana dijo:

    Feliz Navidad Amigo. Un petonet

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s