Carta para los del otro lado

Directa, sin escalas ni acuse de recibo, recién estampado el matasellos espero se presente en breve en vuestras manos, se percibirá un tanto menguada la cordialidad a causa de la incomprensión que me genera la merma y el vacío que deja este año 2016.

Poco más puede decir este neófito aspirante a escritor, después de todo lo que se ha dicho ya por parte de los artistas de superficie, estos que surfean el éxito, estos que mantienen el equilibrio en la cresta, y aquellos que estuvieron en la brecha contagiando al mundo con sus notas y  letras reiterativas cuando sonaban en los conciertos o en los domicilios particulares una mañana de sábado cualquiera, estimuladas por un láser o en el mejor de los casos por una aguja entre surcos. Como decía Mina Mazzini “Parole,parole” tan solo “parole” que no van a devolver tanto arte arrebatado a este mundo tan falto de genialidades y con tanta excedencia de vulgarismo y consumo de mediocridad.

A tí Manolo Tena, con tu frío se sentía el calor de tu alma. Tú Leonard Cohen dicen que hipnotizabas con tu voz y puedo dar fe. Artistazo multigenero David Bowie, camaleón de la urbe y un icono para las nuevas tendencias. Impronunciable signo de nombre Prince Rogers Nelson creador autónomo por cuenta ajena. Ian Fraser “Lemmy” Kilmister de tí ya está todo dicho, un legado inmenso, una figura que nunca morirá. George Michael, polémico, sex symbol, artista en resumidas cuentas y alguno que otro más que ha decidido darle al botón del off, quizás para no ver el vertedero en que están convirtiendo el mundo del “arte”. Allí donde quiera que estéis alojados, permaneceréis bajo la atenta mirada del guardaespaldas protector de Whitney Elizabeth Houston, que lleva ya un tiempo trabajando para los mejores brindando toda su protección… Y que el espectáculo vuelva a comenzar!!!!

Me da igual si es o no el día o el momento adecuado, si estas horas previas a la farra son las más apropiadas para pensar en todos vosotros, tan solo me apetece que sepáis que no se os olvidará, que vuestro legado es mucho más grande que la muerte en si y que muchas de vuestras palabras obras u omisiones son líneas de inspiración para otros tantos que nos quedamos aquí unos días más.

No quisiera rubricar esto sin mencionar que posiblemente os encontréis por ahí, no muy lejos de vosotros una persona que también le dio al botón del off demasiado pronto. Si la veis decidle que nunca la olvidaré, que pienso a menudo en ella y que a parte de ser maña era muy cabezota, por que sí, por que lo digo yo, y por que el tema de Brutal Truth “Perpetual Larcery”era un temazo!! aunque ella no lo quisiera admitir. Para tí Ana Lopez Prades, estas letras, mi detalle de año nuevo, una misiva para los mejores que con vuestro recuerdo siempre viviréis entre nosotros.

 

In memóriam

 

 

Publicado en Correspondencia | Etiquetado , , | Deja un comentario

Feliz prófuga felicidad.

Se me escapa, en serio, y lo más bueno es que lo veo día tras día. Hubo un tiempo en que se mantenía si no a mi lado, muy cerca de mí, merodeando a mi alrededor. La podía sentir. Notaba su fácil presencia y la placentera sensación de despreocupación que me transmitía. ¡Ahora no!  La siento alejada, como más interesada por otros u otras. Ahora la que se me arrima es una tal… Notable sensación de abandono. Pensaba yo que no me visitaría nunca más. Me pregunto si esto debe formar parte del teatrillo este que se hay montado, si esto es cíclico o como he leído alguna vez por ahí sólo se trata de momentos (esos momentos que deben aprovecharse cuando pasan) porque después, todo queda en recuerdos y humo blanquecino. Quizás tengan razón aquellos que dijeron que sólo se trata de instantes, de momentos, eso sí, por lo que yo he visto, la persistencia de los instantes es variable. Tampoco se muy bien que rango de tiempo se le otorga a un instante, se supone que debe ser poco, corto, no se… ¿Y no debe haber instantes largos, o instantes generosos? Instantes así como de un par de años ¿o eso ya sería una época? Realmente para lo referido a esta cuestión no importa demasiado, viene y se va, eso lo puedo asegurar con total seguridad.

Cuando está, uno debe prevenir los seis sentidos y captarla, notar como quiere que te dejes llevar, reparar en su compañía y algo muy importante, no rebuscar demasiado ni preguntar por qué. A pesar de todo, la mayoría de nosotros, ni siquiera nos percatamos de cuando estamos bien acompañados, esos instantes, esos días, los años o el tiempo que sea. Será fundamental la reflexión, comprender lo que está pasando en ese instante concreto. (Dejaré como lapso de tiempo, instante, para todo lo que queda de post). Me vengo a referir, que en realidad es tan y tan insignificante el modo y la forma… Pues la mayoría de veces  la anhelada y modesta amiga pasa desapercibida, invisible. Esa alborotadora  de vidas y corazones mustios. Y es tan y tan etéreo, y austero a la vez el regalo que te ofrece, que para muchos es imposible percibir cuando han sido agraciados por la señorita  que viene y va. Fortuna. Ni por todo el oro del mundo se corromperá, amiga ventura,  escoges la situación adecuada para obsequiar tu cobijo hasta que pase el instante, y poco a poco tú misma dejarás que la intemperie se apodere de aquella vida que mantenías bajo tu manto al margen de lo que le ocurra cuando te busque y no te halle.

Terminante, hoy está y mañana no. Parece mentira además de cruel, pero es la realidad. Quiero pensar que no se fundamenta en el antojo. Por lo que se refiere, me doy cuenta que son un cúmulo de situaciones las que le imponen estirar la distancia, tiene mucho tacto y no se desvanece en horas, si no que construye una progresión para que no sea demasiado lastimoso evitando así mayores males. Estos siempre dependerán de como se lo tome cada individuo y si se siente o no abandonado.

Hay pocas como ella, por esto no la culpo, está muy solicitada y comprendo perfectamente que le debe ser muy difícil el compromiso con todo aquel que la busca. Mañana en el norte pasado en el sur, y yo que sepa, solo hay una. En su deber debe fragmentarse en mil partes para poder complacer a todo aquel que ha hecho méritos a ser colmado por la dicha, esta que no llega en una fecha concreta, ni el día de la lotería, ni el de Navidad, ni en año nuevo ni el quince de julio al cobrar la paga extra. Aunque se aparente que estas fechas y algunas otras parecidas, son motivos suficientes para que te coja la mano. No es del todo cierto, ni ella funciona así de manera tan banal.

meteor1

Imagen editada por el OtroCiudadano

Se acerca igual que se va. A través de los pequeños pedazos que forman parte de ella, que se fusionan en un todo, uno tras otro, en días, en horas y en meses diferentes, por diferentes motivos, buenos cuando llegan y tristes cuando… Bueno de hecho son los motivos tristes los que la obligan a separarse y precipitar el vuelo de los mil y un fragmentos que de su manto penden cuando se alojan en nosotros.

Y esto es así, causas como alguna pérdida significativa, el inexorable paso del tiempo, desgaste de la coexistencia y otras más graves como la ignorancia o el desdeño, empujan la Buena Ventura al cambio de huésped. Si es cíclico no hay de que preocuparse, volverá, al acabar con otras visitas, casi todo el mundo merece y debe ser acompañado por la más hermosa del lugar, pero si es efímera como la obra de alguno, tal vez no se instale nunca más cerca de aquel que ya la atesoró, y como antes mencioné, la gran mayoría reparamos tarde en ello y todavía será más difícil dejarse alcanzar por segunda o tercera vez. Quién sabe…

A pesar de todo,  Feliz Navidad a tod@s y espero no le deis motivos a la prófuga para profugarse muchas veces más de vuestro círculo vítal.

Publicado en Ciudadano | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Tierra y sol

Mi primer pensamiento para esto era una suposición, pero no lo supongo, es un hecho. La gran mayoría pasa de largo, muy pocos se plantean detenerse un instante y empatizar con una causa ajena, así de simple, intentar ponerse en el lugar del otro, por lo visto es demasiado difícil y requiere reflexión además de un precioso tiempo que nadie desperdicia ni malgasta en pensar un poco en otras ideas, en otras situaciones o en otros actos que no sean los propios, estos que cada uno lleva grabados en su ideario personal e inamovible.

Ideas y actos que si no benefician a uno mismo o a sus periféricos, no existen, no caben en un mundo voraz que tiende la mano al no pensar por si mismo, a dejar que piensen los demás por nosotros. ¿ A qué hora es el partido de hoy?

Se pasa de largo del sufrimiento de los mas débiles, de aquellos que no se pueden defender. Quizás por el rabillo del ojo alguien sea capaz de ver que según para quien, las condiciones de vida son duras, muy duras. La solución más rápida para este caso es acelerar el paso, o girar la cara hacia el otro lado, no vaya a ser que las retinas capturen alguna estampa que  no encaje bien del todo en nuestra carpeta personal de imágenes. Solucionado por hoy. Mañana ya se verá.

Débiles. ¿Quién se lleva la peor parte? Todos aquellos que no hemos tenido la suerte de nacer en los peldaños superiores de esta escalinata que se construye día a día, que discrimina seres vivos, que adjudica estatus y decide lo mucho o poco que estará cada uno expuesto a sufrir a lo largo de su insignificante vida, si estás en la parte más cercana al suelo,es decir, abajo del todo en los primeros escalones. Es irónico, cuanto más cerca se está de la tierra y de la realidad, menos posibilidades se tiene en un mundo como este.

Creerme, se desvanece en el tiempo aquello de tocar con los pies en el suelo, por lo visto se tienen que tocar las nubes con las manos y fanfarronear a los asentados en peldaños inferiores que ya sabes a que huelen.

Un sol con fecha de caducidad. No debe preocuparnos a nadie, queda en evidencia la infección que la raza humana le ha contagiado a la tierra. Poder, dinero y ambición. El manejo de vidas supeditadas al propio antojo, la utilización de otras vidas como si carecieran de valor, para muchos el no saber que hay más vida aparte de la suya propia. No hay antídoto, la tierra apagará su luz muchísimo antes que el sol y este seguirá bañando con su calor aquellas otras tierras limpias de epidemias y parásitos oportunistas.

Necesidad. Queda relegada a un mísero rincón que se oscurece cuanto más crecen las posibilidades lucrativas. Se transforma en capricho y pasa al olvido dejando tras de sí un repugnante abandono, que solamente se tiene de pie abrazando fuertemente a la ignorancia. Consciente o no, poco importa, poco me cuesta poco me duele.

Dignidad. ¿A partes iguales para todos los que habitamos este lugar? ¿Acaso algunos deben recibir más que otros? ¿No estarán pensando todos aquellos que cogen las nubes con las manos, que por equilibrarse realmente donde no les toca, son merecedores de más dosis? La respuesta es tajante  ¡no!

Por naturaleza todos deben disponer de la misma dignidad para vivir, igual que para morir, aunque esto no suele ser así. Los que más cerca de la tierra están, los que sólo desean vivir, los que no ansían posesiones ni patrimonio, los que por lo menos se han planteado en algún momento ayudar a los demás y los que saben ya para que estan aquí. Todos estos merecen… no diré respeto, esta palabra que tanto se oye últimamente, y que tan poco creo en ella, volveré a decir por tercera vez… Dignidad.

Por desgracia si se pone empeño en repartir equitativamente los mismos derechos para todos, se topa con muros casi siempre infranqueables, cimentados y solidificados por la estupidez humana que poco a poco van ganando altura y privando a la tierra de  la luz del sol, para dejar así que en otras tierras, esta pueda brillar con más intensidad.

Publicado en Ciudadano | Etiquetado , , | Deja un comentario

Necesito saber más de mí

Después de tanto tiempo, después de vueltas y más vueltas, estos días estoy pensando en que sé muy poco de mí mismo. No sé ni por donde empezar la verdad, me sorprendo de mis propias reacciones, de mis rebotes, de mis formas o como quiera que se diga la manera de responder ante ciertas personas. Me enerva la pesadez. Me agota lo repetitivo. ¡Me cansa tanto talar el tronco del árbol caído de la obviedad! Con estas afirmaciones tan rotundas, parecerá que sé mucho de mí mismo, pues sigo pensando todo lo contrario.

-Sigamos:

No me deleita que el mundo gire alrededor de una persona en concreto, o de dos, o de tres, prefiero que haya mundo para todos y que no se capitalice lo esencial de esta vida. Tal vez estos ejes del mundo ni ellos mismos se dan cuenta que los demás no tienen por qué orbitar frente a su voluntad, claro ejemplo, de que como yo, no saben suficiente de ellos mismos.

fotoblog

Imagen editada por ElotroCiudadano

Tampoco es que me entusiasme aquel con afán de controlar todo a su alrededor, puede molestar a estos que como yo, no saben suficiente de sí mismos. El exceso de control, al igual que pasa con la mayoría de los excesos, cuando se abusa pasa de ser necesario a ser insoportable, pasa de ser algo útil a ser la condena de cada día, se convierte en manipulación total cuando se traspasa la delicada línea roja. Es adictivo y muy difícil su desintoxicación, conozco personas con esta dependencia y a mi parecer necesitan sanar, aparte de saber más de sí. Pensándolo bien, ahora así en frío, puedo comprender alguna de mis reacciones. Puedo contemplar que se originan a causa de que mi subconsciente se siente manipulado, o se da cuenta que lo intentan manipular, y como cualquier otro animal en su defensa, proyecta a través de mí un contundente ataque para intentar frenar acometidas de falsas palabras, golpes emocionales e intrusiones en su espacio vital. Mucha culpa de estas reacciones la tiene algo que yo mismo denomino un don, pero que en realidad no sé si lo es. Precisamente esta es una de las cosas de las que necesito saber más, me gustaría estar seguro de si lo es o no, y así por lo menos me quedaría más tranquilo.

¡A ver como lo explico! es aquello que vulgarmente en mi pueblo se dice: “Ver venir a alguien”o también se podría decir así: “Cuando él va, yo ya he venido un par de veces.” Ese alguien abre la boca y a las tres o cuatro palabras ya te das cuenta de sus segundas intenciones, si es que viene con segundas intenciones claro, tampoco voy a generalizar que todo el mundo va con segundas intenciones, pero ojo, no vale a ser ingenuos, una gran mayoría sí. Pues eso decía que me doy cuenta enseguida de lo que pretende. En realidad lo hago más retorcido todavía, antes de que diga nada, ya se por donde me saldrá. Por ejemplo, lo puedo ver por como viene caminando hacia mí, por sus movimientos balanceantes que a lo lejos ya asustan, y ni te cuento cuando se acerca un poco más, y su agria cara refleja una de las escenas de lucha más sangrientas de Lucy liu en la película Kill Bill. Tal vez ahora haya exagerado un poco, quizás esa cara a la que me refería sólo manifieste el paso inexorable de los años y la necesidad de dejar paso a nuevas generaciones para así poder rejuvenecer el modelo de labor que se ha empleado hasta hoy día en uno de los frentes en los que me toca batallar un pequeño espacio de tiempo cada año. Sea como sea me doy cuenta de estas cosas, o eso creo yo, por que ya volvemos a estar como al principio… necesito saber más.

Si supiera un poco más de mí, quizás me pudiera contener y no decir tajantemente lo que pienso frente a decisiones o situaciones que considero totalmente inadecuadas o realmente estúpidas, muchas veces acabo dudando de mi primer pensamiento frente a los correspondientes pretextos de los demás, nacidos a raíz de esta primera impresión. Necesito saber que mis primeras impresiones suelen ser buenas. Si sabemos tan poco de nosotros mismos, o por lo menos yo de mí mismo, que alguien me explique cómo muchas veces a simple vista  puedo saber tanto de los demás.

Me gustan las cosas bien hechas, muy bien hechas, pero cuando se pasa esa delicada línea roja que antes mencionaba, cuando se quiere convertir lo que está bien en algo cargante, en algo difícil de digerir o incluso en estupidez, ese gusto o esa admiración se convierte en asco. ¿Qué simple verdad? El límite por supuesto no lo pongo yo, lo pone mi subconsciente, supongo, si yo lo pusiera podría controlar un poco mejor mis reacciones y mi propia vida, puesto que sería más tolerante con el bien y el mal.

Me gusta lo sencillo, en la sencillez está lo bonito, aunque no se escribir sencillo, me gustan las cosas fáciles y muchas veces lo hago difícil, soy consciente de ello, soy consciente de que no soy una persona fácil, otra paradoja, otro motivo para volver a tener dudas, otra razón que lleva a preguntarme, pues eso… si sé muchas cosas de mí.

 

 

 

 

Publicado en Ciudadano | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Relato corto

relat_curt

Con total libertad la autoridad le asestó un:

¡Yo no soy como tú! a la indiferencia,

la cual impasiva pensó:

Esta es la diferencia…

Esta es la diferencia.

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario