¿Qué dejo?

Tras de mí…
Quedan días de nada y de mucho recorrido
de caminos secos y polvorientos,de cierto tiempo muerto.Del andar de los ochenta hasta hoy, prestando atención.

¿Qué más se puede hacer? ver, escuchar, hablar y pensar
o como antes se decía, oír ver y callar.

De un camino angosto y difícil, duro para avanzar
se le saca partido y se le exprimen las vivencias
sumergirse y pintar, en tardes grises renglones abstractos
para que hojas blancas manifiesten brillantes relatos.

Por aquellos tiempos los estudios me pasaron de refilón
pero así son las cosas, quise y pude recuperar
parte del tiempo perdido que jamás volveré a manejar.
Naturaleza, animales, deportes y lugares inéditos de la creación                                          bosques, lagos, ilustrar al semejante, digamos que esta fue mi decisión.

Sin filologías ni estudios de literatura, sin sólidos abales
que puedan mis palabras confortar, si poco fuera
camino siempre ajeno a cualquier exitoso best seller
no soy el tipo que libros devora, ni “sombras”, ni Quijotes
y desconozco si soportable es, la levedad del ser.

A menudo me faltan palabras, me valgo con las que sé
Con las que me presentaron de niño en su día
con las que yo mismo capturo en una invisible red
melancolía, alboroto de palabras que aletean en mi cabeza
algunas blancas, otras azules y las demás, rojo cabaret.

Soy de relatos cortos, de Bukowski y su crudeza
soy de música pop, de rock y de electrónica,
soy de buenas películas, de Tarantino y su agudeza.
Soy de gente, más bien, de la que me pueda enseñar
soy de los que aprecian el arte y a los artistas
de los que no temen ensuciarse la cara para crear.
Soy devorador de letras y canciones
de los buenos músicos con talento para expresar.
Y todo ello para aquí, en tierra árida volver a cavar,
procurando buenos modelos de argumentación
asentando endebles castillos de naipes
que se sólo se sostienen con vuestra imaginación.                       pintat

Anuncios